Al entenderse configurado el siniestro, garantes y aseguradoras gozan de legitimación para impugnar los actos de liquidación oficial de revisión

Al entenderse configurado el siniestro, garantes y aseguradoras gozan de legitimación para impugnar los actos de liquidación oficial de revisión

La Sección Cuarta del Consejo de Estado recordó que en sentencia de unificación de jurisprudencia 2019 CE-SUJ -4- 011 de 14 de noviembre de 2019, respecto a la legitimación de los deudores solidarios, garantes y aseguradoras para controvertir los actos de la administración tributaria ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, precisó:

(…) con esta nueva perspectiva constitucional de las normas que regulan los procedimientos de determinación de tributos, imposición de sanciones por devolución improcedente y cobro coactivo, para la Sala es claro que la obligación de los garantes y aseguradoras de pagar la suma devuelta por la administración tributaria nace cuando ocurre el siniestro, en lo que es determinante que la suma a favor de la administración tributaria esté asegurada. Esa circunstancia puede configurarse cuando se practica la liquidación oficial del impuesto o cuando se determina la sanción por inexactitud, siempre que estén amparados esos riesgos en el respectivo seguro. Con la liquidación oficial de revisión o con la resolución independiente se debe entender configurado el “siniestro” y es ese el momento en el que nace la obligación de la aseguradora de pagar la obligación amparada –impuesto y/o sanción.

Señaló además la Sala que no puede perderse de vista que el artículo 860 del Estatuto Tributario dispone que si en los dos años de vigencia de la garantía, la Administración Tributaria notifica el requerimiento especial o el contribuyente corrige la declaración, el garante será solidariamente responsable por las obligaciones garantizadas, incluyendo el monto de las sanciones por improcedencia de la devolución. Quiere decir lo anterior, que la obligación solidaria de los deudores solidarios, garantes y aseguradoras nace desde el momento mismo en que se notifica la liquidación oficial, configurándose el siniestro, momento a partir del cual le es exigible. De manera que los garantes y aseguradoras tienen legitimación para impugnar los actos de liquidación oficial de revisión o los que imponen sanciones, en vista de que en ese momento se encuentra configurado el siniestro y, por tanto, le es exigible por parte de la administración tributaria la obligación amparada.

(…) Lo que se pretende es garantizar los derechos de los deudores solidarios, garantes y aseguradores en todos los procedimientos administrativos tributarios con el propósito de no dejarlos en total estado de indefensión

Consulte el fallo aquí: CE-SEC4-EXP2020-N25092_01094-01_Nulidad-Restab_20200820