¿Cómo opera el beneficio de renta exenta como incentivo tributario a empresas de economía naranja?

¿Cómo opera el beneficio de renta exenta como incentivo tributario a empresas de economía naranja?

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN- fue consultada por un particular en los siguientes términos:

“A una sociedad le fue reconocido el beneficio de la renta exenta para empresas de economía naranja, de que trata el numeral 1 del artículo 235-2 del Estatuto Tributario, mediante acto administrativo en firme a partir del 17 de junio de 2020”.

Con fundamento en lo anterior se consultó a la DIAN si:

¿Se debería determinar la renta líquida gravable por el año 2020 completo y restar como renta exenta la operación de junio 18 de 2020 hasta diciembre 31 de 2020 (aplicando el mismo artículo 26 del ET solo por esta fracción de tiempo), y terminar tributando sobre el excedente (operación de enero 1 de 2020 a junio 17 de 2020)?

La entidad recordó que el artículo 26 del Estatuto Tributario establece un incentivo tributario en el impuesto sobre la renta para las empresas de economía naranja, consistente en la exención de las rentas provenientes del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativas por un término de siete (7) años, siempre que se cumplan los requisitos dispuestos en la ley.

Por su parte, el artículo 1.2.1.22.53 del Decreto 1625 de 2016 aclara que “El beneficio de la renta exenta de que trata el numeral 1 del artículo 235-2 del Estatuto Tributario y este Decreto aplicará a cada uno de los contribuyentes, sobre las rentas que se generen a partir del día siguiente a la fecha en que quede en firme el acto administrativo por un término de siete (7) años” (resaltado fuera de texto), para lo cual, en todo caso, será necesario que los contribuyentes inicien la actividad económica de que trata el artículo 1.2.1.22.48 ibídem “antes del treinta y uno (31) de diciembre del 2021 y hayan cumplido con lo previsto en el numeral 1 del artículo 235-2 del Estatuto Tributario y este Decreto”.

De acuerdo con lo anterior la DIAN concluyó que:

– Las rentas generadas a partir de la firmeza del acto administrativo favorable proferido por el Ministerio de Cultura y que provienen del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativas (cfr. artículo 1.2.1.22.50 ibídem) estarán exentas del impuesto sobre la renta, por un término de siete (7) años.

– Las demás rentas se encuentran gravadas con el impuesto sobre la renta a la tarifa vigente del respectivo año gravable.

Por ende, para efectos de lo consultado y de conformidad con el artículo 26 del Estatuto Tributario, en la determinación de la renta líquida gravable del período fiscal 2020 se deberán considerar todos los ingresos ordinarios y extraordinarios realizados en el mismo, dentro de los cuales se deberán incluir las rentas generadas a partir de la firmeza del acto administrativo favorable proferido por el Ministerio de Cultura y que provienen del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativas, acorde con lo señalado anteriormente.

Una vez se compute la renta líquida, previa las depuraciones del caso, se deberán restar las rentas exentas consagradas en el numeral 1 del artículo 235-2 ibídem, con lo cual, el resultado será considerado la renta líquida gravable del ejercicio. En este punto es necesario tener presente que para efectos de la determinación de la renta líquida no son aceptables los costos y deducciones imputables a las rentas exentas (cfr. artículo 171-1 del Estatuto Tributario).

¿Las retenciones practicadas por el cliente antes del beneficio, es decir de enero 1 de 2020 a junio 17 de 2020, se deben pedir en devolución o imputar en la renta? Si las retenciones no se le pueden solicitar al cliente, y estas al imputarse en la renta arrojara saldo a favor ¿se pueden pedir en devolución?

Ya que las rentas diferentes a las generadas a partir de la firmeza del acto administrativo favorable proferido por el Ministerio de Cultura y que provienen del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativas tienen el carácter de gravadas, de acuerdo con lo explicado en el punto anterior, para la DIAN las retenciones en la fuente que se practiquen sobre las mismas serán procedentes.

Así la cosas, no será admisible solicitar su devolución en los términos del artículo 1.2.4.16 del Decreto 1625 de 2016 y, por ende, deberán descontarse del impuesto sobre la renta que se liquide para el respectivo año gravable.

Conviene recordar que, de acuerdo con los artículos 369 del Estatuto Tributario y 1.2.4.1 del Decreto 1625 de 2016, son taxativos los pagos o abonos en cuenta que no están sujetos a retención en la fuente, dentro de los cuales se encuentran aquellos que “por disposiciones especiales sean exentos en cabeza del beneficiario”.

Ahora bien, si habiéndose imputado las retenciones procedentes – que se le hubiesen practicado a la sociedad sobre rentas diferentes a las generadas a partir de la firmeza del acto administrativo favorable proferido por el Ministerio de Cultura y que provienen del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativas – se liquida un saldo a favor, este se podrá imputar en la declaración del impuesto sobre la renta del período gravable siguiente o solicitar su compensación o devolución de acuerdo con los artículos 815 y 850 del Estatuto Tributario, atendiendo desde luego los requisitos especiales contemplados en el reglamento.

DIAN, oficio 1222 del 5 de octubre de 2020

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *