Contribuyentes obligados a llevar contabilidad por el sistema de causación podrán deducir de las deudas manifiestamente pérdidas, siempre que se acredite la realidad de esta

Contribuyentes obligados a llevar contabilidad por el sistema de causación podrán deducir de las deudas manifiestamente pérdidas, siempre que se acredite la realidad de esta

Así lo manifestó la Sección Cuarta del Consejo de Estado al estudiar la legalidad de una Liquidación Oficial de Revisión.

Consideraciones del Consejo de Estado

El artículo 146 del ET, permite a los contribuyentes, declarantes, obligados a llevar contabilidad por el sistema de causación, deducir de las deudas manifiestamente pérdidas o sin valor, siempre y cuando se acredite la realidad de la deuda, la justificación del descargo y la prueba de que se originaron en actividades productoras de renta. Lo anterior, sin dejar de lado que dichas deudas han debido ser descargadas en el periodo gravable en el que se pretende aplicar la deducción.

Con el propósito de dotar de contenido la expresión «manifiestamente pérdidas o sin valor», en el artículo 79 del Decreto 187 de 1975, se dispuso una serie de hipótesis en las que se materializa dicha situación entre las cuales están las deudas cuyo cobro no es posible hacer efectivo por: (i) «insolvencia de los deudores y de los fiadores»; (ii) «por falta de garantías reales»; o (iii) «por cualquier otra causa que permita considerarlas como actualmente perdidas, de acuerdo con una sana práctica comercial». Si bien la última de las tres hipótesis es una cláusula abierta, la Sala destaca que en lo que le concierne a la demandante, debe servirse de las reglas de la lógica, así como de las prácticas comerciales para construir la argumentación jurídica de que dicha hipótesis se materializó, para llevar al juez contencioso administrativo a constatar que, en efecto, la tercera causal se materializó.

Sobre el particular, en sentencia del 16 de noviembre de 2016, (exp. 20503, CP: Hugo Fernando Bastidas Bárcenas), la Sala aclaró que no existe una tarifa legal para probar que una deuda es manifiestamente perdida o sin valor, a efectos de aplicar la deducción del artículo 146 del ET. A su vez, reiteró que «los informes de los abogados en los que se aconseje la baja de la obligación por no ser viable su cobro, (…) o acreditar la especificidad de las gestiones realizadas para lograr el cobro de las obligaciones», son suficientes para probar la procedibilidad de la deducción. Adicionalmente, en sentencia de 01 de agosto de 2016 (exp. 20207, CP: Jorge Octavio Ramírez Ramírez), se aclaró que el contenido de los informes legales debe ser suficiente para comprobar la preexistencia de la cartera objeto de descargo, la justificación de que sean manifiestamente pérdidas y las gestiones específicas tendientes a su recuperación.

Con todo, la prueba de la deducción de que trata el artículo 146 del ET no está limitada a unos medios específicos. Tratándose de la causal tercera del artículo 79 del Decreto 187 de 1975, la misma procede siempre que se soporte con información lógica, razonable y usual en el área comercial, de modo que lleve al juez al convencimiento de que la deuda es manifiestamente perdida o sin valor. En ese orden de ideas, para la Sala los informes legales son probatoriamente válidos, siempre que permitan comprobar la preexistencia de la cartera objeto de descargo, la justificación de que sean manifiestamente pérdidas y las gestiones específicas adelantadas tendientes a su recuperación.

Consulte aquí el documento: CE-SEC4-EXP2020-N24382_00283-01_Nulidad-Restab_20200528

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *