Críticos advierten "pérdida de libertad contractual" con la reforma planteada al Código Civil

Críticos advierten "pérdida de libertad contractual" con la reforma planteada al Código Civil

Con ocasión del proyecto de reforma presentado por la Universidad Nacional, el cual se encuentra en proceso de socialización y discusión con la ciudadanía, cada vez son más las voces críticas que cuestionan la conveniencia de la modificación al cuerpo normativo que regula gran parte de la vida cotidiana de las personas, sus relaciones entre sí y entre sus bienes.

“En esta primera etapa de discusiones la iniciativa ha recibido críticas por parte del Consejo Gremial y de un sector de la academia, que creen inconveniente la reforma tal como está planteada”, indicó El Espectador sobre el particular.

El diario El Espectador consultó la opinión de Fabricio Mantilla Espinosa, profesor de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, quien destacó las problemáticas que suscita el proyecto de reforma, particularmente frente a la autonomía de la voluntad de los particulares:

el contrato de los códigos Civil y de Comercio permite que los particulares regulen libremente sus intereses privados dentro de un marco fijado por el Estado, por razones de interés general. Sin embargo, el proyecto de reforma de Código Civil propone el esquema inverso: una institución en la cual el Estado determina la forma y contenido de los intercambios económicos, con una participación, al margen, de los particulares

Bajo el nuevo esquema que plantea en su opinión la reforma, Mantilla Espinosa indicó que la nueva lógica comporta el otorgamiento de “poderes inusitados” a los jueces:

se les entrega a los jueces un poder inusitado  y ya no serán las partes del contrato las que determinen libremente la equivalencia de sus prestaciones, a pesar de que el proyecto sostiene que los contratantes son libres para establecer la equivalencia de sus obligaciones y que el contrato “tiene fuerza de ley para las partes”. La forma como se estructuran las distintas disposiciones en materia contractual termina poniendo al Estado en el centro de las decisiones económicas relativas a las alianzas e intercambios de los particulares.

El profesor Mantilla se pregunta, entonces: ¿es posible sostener que el contrato seguiría siendo un instrumento de los particulares para regular sus negocios?, ¿o más bien serviría para que el Estado, a través de los jueces, distribuyera la riqueza de los particulares?, ¿no se pondría al Estado en el centro y a los particulares al margen?

Los promotores de la reforma responden

El Espectador compartió de igual forma la opinión de Pedro Lafont Pianeta, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y uno de los autores del proyecto, quien manifestó que que el proyecto se encuentra hasta ahora en una etapa de socialización con académicos y ciudadanía interesada.

En lo tocante a las críticas por la eventual pérdida de libertad contractual con ocasión de la reforma al Código Civil, Lafont Pianeta señaló que

no es exacto lo que se dice porque la intención no es quitarles poder a los particulares para dárselo a los jueces. En absoluto, porque los particulares tienen su propia iniciativa y formas de regular sobre el particular.

De igual forma, el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional destacó la “falta de ilustración sobre el tema” e indicó que

“si hay que hacer ajustes pues se harán, porque lo que se pretende con la iniciativa es unificar normativamente lo relacionado con las obligaciones y los contratos”, al tiempo que señaló que la estructura de la propiedad privada es la misma que se reconoce desde 1936.

Fuente: El Espectador

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *