El Superintendente se pronuncia frente al Decreto que reglamenta las sociedades BIC

El Superintendente se pronuncia frente al Decreto que reglamenta las sociedades BIC

 

Decreto Reglamentario de la Ley 1901 de 2018.

Palabras clave: Sociedades BIC; proyectos colectivos; acciones para trabajadores; remuneración; sello de reconocimiento.

Situación fáctica: El Superintendente de Sociedades Juan Pablo Liévano escribió una columna de opinión sobre las ventajas de las sociedades de Beneficio e Interés Colectivo para los empresarios y el país. En concreto, afirma que la iniciativa del Presidente Iván Duque de crear las sociedades BIC a través del Decreto Reglamentario de la Ley 1901 de 2018, establece incentivos en materia tributaria para las sociedades que adopten la modalidad BIC y remuneren a sus trabajadores con acciones, y además incluye la posibilidad de crear y acceder a líneas de crédito preferenciales y a un portafolio preferencial de servicios de propiedad intelectual.

Fundamento jurídico: Respecto a la creación de la figura de las sociedades BIC, el Superintendente aclara que la Ley no creó un nuevo tipo societario, si no un sello de reconocimiento que puede llevar cualquier sociedad comercial en su razón comercial, al adoptar la condición BIC. En esa medida, afirma que si una sociedad se convierte en BIC, es capaz de generar riqueza para sus socios, y emprender actividades de beneficio e interés colectivo para la comunidad, sus trabajadores y el medio ambiente.

Asimismo, considera que el enfoque de las sociedades BIC supone un cambio al paradigma de priorización de los accionistas y al patrimonio, pues implica que se pasa del enfoque de priorización de accionistas y su patrimonio, al favorecimiento de los empleados de las empresas y a las comunidades donde operan, lo cual refleja una modificación importante en la forma de hacer negocios.

Así pues, el Superintendente considera viable la consolidación de las sociedades BIC y la remuneración a los empleados mediante acciones, pues pretende establecer un balance entre las ganancias para los socios y los beneficios para la comunidad, lo cual permite generar una mayor equidad así como reducir la brecha social. Lo cual, en últimas, generaría un valor adicional a la empresa más allá del objetivo de maximización del patrimonio. Considera, adicionalmente, que el modelo empresarial de las BIC es una dinámica que fortalece el tejido social y empresarial, pues mejora el relacionamiento de las empresas con el desarrollo de actividades en beneficio de la comunidad.  

El Superintendente concluye que las sociedades BIC van a contribuir significativamente al crecimiento económico del país, al incluir el desarrollo de actividades ambientales y sociales que contribuyen al crecimiento de sus negocios, así como al fortalecimiento patrimonial sostenido.

Fuente: “Las sociedades BIC: una oportunidad para los empresarios y el país”. Por: Juan Pablo Liévano, Superintendente de Sociedades. Fecha del artículo: 20 de noviembre de 2019….)

publicaciones@kapitalfamily.com

Deja un comentario

1 Comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *