El transporte como accesorio a la operación de venta hace parte de la base gravable del IVA

El transporte como accesorio a la operación de venta hace parte de la base gravable del IVA

Así lo indicó la Sección Cuarta del Consejo de Estado al conocer en sede de apelación de una demanda de nulidad y restablecimiento del derecho interpuesta en contra de una liquidación oficial de revisión emitida por la DIAN.

Consideraciones del Consejo de Estado

En primer término, la Sala recordó que a la luz del artículo 447 del Estatuto Tributario en la venta de bienes y en la prestación de servicios la base gravable del IVA está conformada por «el valor total de la operación», incluidas todas las erogaciones complementarias, como «gastos directos de financiación ordinaria, extraordinaria o moratoria, accesorios, acarreos, instalaciones, seguros, comisiones, garantías», aun en el evento en que tales gastos «se facturen o convengan por separado y aunque, considerados independientemente, no se encuentren sometidos a imposición».

De lo anterior surge que para identificar los valores que, bajo esa norma, componen la base gravable del impuesto, se deben valorar, en cada caso concreto, las enunciaciones preceptivas de las partes contractuales (i.e. lo estipulado, v.g. el lugar que se pacta para la entrega de los bienes objeto del negocio, quién asume los gastos de entrega, referencias a otros contratos coligados, etc.), con los comportamientos conexos o dependientes de tales disposiciones (los que se vinculan con estas para alcanzar el resultado buscado, v. g. si el precio termina siendo trasladado de una parte a otra a pesar de lo convenido, si las partes con su conducta anterior o posterior a la celebración del contrato asumen obligaciones distintas o adicionales a las concertadas, etc.), así como la situación objetiva del negocio (v.g., los usos mercantiles vigentes al momento del pacto, anteriores experiencias negociales entre las partes, restricciones de hecho o de derecho para que aquellas cumplan con sus obligaciones contractuales, las circunstancias en que surge la coligación entre los distintos negocios celebrados, entre otros aspectos).

En definitiva, el citado artículo 447 contempla la operación en su integridad. Así, puede suceder que actividades que en principio están gravadas pero que son complementarias a una prestación principal desgravada resulten beneficiadas con ese tratamiento; como también que actividades accesorias desgravadas queden sujetas conforme al régimen aplicable a la prestación principal (sentencia del 27 de agosto de 2020, exp. 23567, CP: Stella Jeannette Carvajal Basto).

Siendo los gastos de transporte un elemento natural del contrato de compraventa, añadió la Sección Cuarta,

solo se considerará que el traslado de los bienes vendidos está por fuera de la operación económica de venta en el evento en que se pruebe que las partes lo excluyeron de la relación negocial. Así, más que una cláusula contractual o un contrato específico que prescriba que el transporte del bien vendido es independiente del negocio de venta, se requiere demostrar fehacientemente que el transporte resulta ajeno a toda la operación y que cuenta con un fin económico distinto al negocio de venta. De lo contrario, el monto del transporte será una expensa asociada a la venta.

Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta. Sentencia del 29 de octubre de 2020 (expediente 22968).