Corte fija procedimiento para contribuyentes que perciban ingresos como rentas de trabajo derivados de fuente diferente a la relación laboral

 Situación fáctica: Mediante la Sentencia C-520 de 2019 (M.P. Cristina Pardo Schlesinger), la Corte Constitucional resolvió una demanda de inconstitucional contra una serie de artículos de la Ley 1943 de 2018, por la cual se expiden normas de financiamiento para el restablecimiento del equilibrio del presupuesto general y se dictan otras disposiciones.

De acuerdo a las pretensiones del demandante, la Corte se dispuso a resolver si el legislador respetó los principios de igualdad, equidad y justicia tributaria al establecer disposiciones que (i) eximen del beneficio del 25% de renta exenta a quienes contratan personal para la actividad por la que reciben sus ingresos y (ii) excluyen de la posibilidad de depurar los costos y gastos de los ingresos gravables a los independientes que perciben ingresos laborales.

Fundamento jurídico: Para resolver el problema jurídico, la Corte trajo a colación la Sentencia C-120 de 2018, en la cual se determinó la configuración de una vulneración al principio de equidad tributaria, en el entendido de que los contribuyentes que perciban ingresos considerados como rentas de trabajo derivados de una fuente diferente a la relación laboral o legal y reglamentaria, pueden detraer los costos y gastos que tengan relación con la actividad que produce la renta. Teniendo en cuenta esto, la Corte consideró que, en efecto, “el legislador transgrede el principio de equidad en su dimensión vertical y desconoce la capacidad de pago de los trabajadores cuyos pagos o abonos en cuenta se ve reducida por los costos y gastos en los que incurren en el ejercicio, por interés y riesgo propio, de su actividad profesional, de la cual, a su vez, derivan sus ingresos.”.

En consecuencia, la Corte estimó que la norma demandada supone una vulneración al principio de equidad tributaria, al considerar que el legislador intentó restringir la depuración de los costos y gastos generados con ocasión de la actividad de los trabajadores independientes para establecer la base gravable del impuesto de renta, por lo que al establecer que solo se pueden depurar los costos y gastos de las rentas no laborales, se excluye la posibilidad de la depuración frente a las rentas laborales, aunque en ellas se incluyan los ingresos obtenidos por los trabajadores que no tiene una relación laboral. Esto, con base al hecho de que, en reiterada jurisprudencia, la Corte ha establecido que, en materia de juicio de igualdad, un trato diferenciado entre trabajadores dependientes e independientes en materia de depuración de gastos se constituye, naturalmente, como una vulneración de la igualdad tributaria.

Sentencia Corte Constitucional

Deja un comentario

1 Comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *