Jueces y fiscales se suman al paro nacional: ¿cuál es la incidencia frente a los procesos judiciales?

Jueces y fiscales se suman al paro nacional: ¿cuál es la incidencia frente a los procesos judiciales?

Jueces y fiscales adscritos a los sindicatos Asonal Judicial, Sintrafiscalía, Asonal Judicial S.I, Unisercti, Asojudiciales, Atraes DGN, Cormajuris y Sintrafisgeneral anunciaron que se sumarán a las jornadas de paro nacional durante los días 26 y 27 de mayo del año en curso.

“Anunciamos que durante los días 25 y 26 de mayo se suspenderá el servicio de administración de justicia y, por tanto, no se realizarán audiencias públicas, no correrán términos judiciales y no se realizará ningún tipo de actuación procesal, pues en todo el país participaremos en las actividades programadas en nuestras sedes judiciales (foros, conferencias y cultura) y desconectaremos el servicio virtual”.

Con el anunció de cese de actividades por parte de algunos servidores de la Rama Judicial surge el interrogante de cuál es su incidencia de cara al desarrollo de los procesos judiciales.

A ese propósito resulta importante traer algunas de las consideraciones esbozadas por la Corte Suprema de Justicia en una reciente sentencia de tutela, en donde se señaló que:

aun cuando los términos se cuentan de manera ininterrumpida, resulta necesario determinar individualmente cada periodo en el cual se intentó llevar a cabo una audiencia por parte del juzgado, a efectos de establecer si existieron causas atribuibles a la bancada defensiva, administración de justicia o hechos externos que puedan ser catalogados como de fuerza mayor, los cuales no pueden ser contados en contra del Estado.

Según lo ha señalado la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional, “un paro judicial [no] siempre conlleva el cierre de todos los despachos judiciales”.

el paro judicial en determinadas circunstancias puede tener las características de un fenómeno de fuerza mayor, tal sería el caso, por ejemplo, del desarrollo de una jornada de protesta en la cual los trabajadores impidieran físicamente el acceso a los edificios donde funcionan los despachos judiciales. En este último caso, no sería exigible por parte del ordenamiento, comportamientos heroicos que pongan en riesgo la vida y la integridad personal de los funcionarios judiciales y, menos aún, de la comunidad jurídica.

Luego entonces,

si se deben tener en cuenta los términos causados por jornadas de paro judicial, es necesario que el funcionario que resuelve la solicitud verifique en primer lugar que el juzgado hubiese ejecutado los actos idóneos para que se pudiese efectuar la audiencia con normalidad y en segundo lugar, que no se permita el acceso a la sede judicial en donde se encuentra ubicado el juzgado, esto con el fin de determinar si la causa es atribuible a la jornada de protesta, como una circunstancia de fuerza mayor y por ende no atribuible a ninguno de los sujetos.

Del anuncio realizado por los sindicatos que se unirán al paro nacional es destacable el hecho de que habrá “desconexión en el servicio virtual”, hecho que en principio supondría un evento de fuerza mayor a la luz de la jurisprudencia. No obstante, la situación deberá ser analizada en cada caso en concreto (con la carga argumentativa que corresponda).

Fuente: El Espectador – Ámbito Jurídico