La pérdida de confianza del empleador en el trabajador podrá generar la improcedencia de su reintegro, siempre que se acredite

La pérdida de confianza del empleador en el trabajador podrá generar la improcedencia de su reintegro, siempre que se acredite

El pronunciamiento de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia se dio al resolver ésta un recurso de casación interpuesto por una de las partes, en el marco de un proceso laboral ordinario en que se discutía un presunto despido sin justa causa.

La Corte explicó que “para decidir entre el reintegro o la indemnización, el Juez deberá estimar y tomar en cuenta las circunstancias que aparezcan en el juicio, y si de esa apreciación resulta que el reintegro no fuere aconsejable en razón de las incompatibilidades creadas por el despido, podrá ordenar, en su lugar, el pago de la indemnización». (…) Como se advierte de la lectura de la norma y acorde con lo ya explicado en casación, cuando el trabajador cumple las condiciones allí previstas para el reintegro, el juez debe decidir entre éste y la indemnización, pero en el evento de optar por el reintegro, de manera previa debe analizar si el mismo resulta aconsejable o no. (…) Pues bien, para definir tal cuestionamiento, debe precisarse que la confianza que debe existir en la relación laboral entre el trabajador y el empleador es un elemento fundamental. Ello porque cualquiera que sea la función u oficio que se desempeñe, el empleador deposita en su empleado un mínimo de confianza que responde a las exigencias de lealtad, honradez y aptitud”.

En ese sentido, señaló la Sala, ha sido conteste y reiterada la doctrina de la Corte en lo atinente a que siendo el contrato de trabajo un vínculo intuitu personae, la confianza, en su común acepción, es un elemento constante y presente en cualquier relación laboral, pues en todo trabajador, cualquiera que sea la función que desempeñe, se deposita un mínimo de confianza que responde a las exigencias de lealtad, honradez, aptitud y demás calidades derivadas de la especial naturaleza del contrato (…). La pérdida de confianza en el trabajo puede configurarse como una circunstancia que haga desaconsejable el reintegro por constituir una ineludible incompatibilidad, siempre y cuando existan «bases atendibles del empleador que alega haber perdido la total confianza o credibilidad del trabajador con quien debe continuar con el vínculo laboral» (…). En tal sentido, no basta que el empleador afirme que perdió la confianza en su empleado, sino que ello debe estar fundamentado en la acreditación de hechos concretos, de los cuales se pueda deducir que no es dable restablecer la relación de trabajo de forma armónica. En efecto, recuérdese que los hechos que hacen desaconsejable el reintegro deben haber sido controvertidos y probados, tener connotación relevante e incidir negativamente en la relación laboral.

Consulte aquí la decisión: CSJ-SCL-EXP2020-N59431-SL1048_Sentencia_20200420

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *