Por regla general, silencio administrativo en relación con la solicitud de devolución de tributos tiene efectos negativos

Por regla general, silencio administrativo en relación con la solicitud de devolución de tributos tiene efectos negativos

La Sección Cuarta del Consejo de Estado se pronunció in extenso sobre el silencio administrativo, su aplicación y efectos frente a la solicitud de devolución en materia tributaria. El pronunciamiento del máximo tribunal de lo contencioso administrativo se dio en el marco de un proceso en el que se discutió la procedencia de devolución de tributos pagados a la Secretaría de Hacienda de Medellín.

Silencio administrativo y su modalidad frente a solicitudes de devolución tributaria

La Sala recordó, en primer término, que el silencio administrativo es un fenómeno en virtud del cual la ley contempla que, en determinados casos, a la falta de decisión de la Administración frente a peticiones o recursos elevados por los administrados, se le da un efecto que puede ser negativo o positivo. Ese efecto se conoce como acto ficto o presunto pues, aunque en tales eventos no existe una decisión expresa que contenga la voluntad de la Administración frente al asunto que ha sido sometido a su consideración, la ley le da al silencio de la Administración unos efectos similares a los del acto administrativo expreso. La razón de ser del fenómeno del silencio administrativo es la de evitar que los asuntos que la Administración debe resolver queden sin decidir de manera indefinida.

En el caso del silencio negativo, le abre al interesado la posibilidad de demandar el acto ficto negativo, ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, para que le sea resuelta la situación, sin que deba esperar de manera indefinida una solución al respecto, y de esta manera poderle garantizar la efectividad de sus derechos. Esta modalidad del silencio administrativo configura una ficción legal denominada acto ficto o presunto, que no es más que la presunción de una negativa de la administración por el hecho de no haber resuelto la petición. Ese acto no configura una respuesta, por lo que la Administración no queda eximida de responder, excepto cuando el afectado ha interpuesto los recursos contra dicho acto o cuando habiendo acudido ante la jurisdicción contencioso administrativa, se haya notificado auto admisorio de la demanda.

El silencio administrativo en materia tributaria y en relación con la solicitud de devolución, recordó la Sección Cuarta, tiene efectos negativos (regla general) porque en el ordenamiento tributario no está previsto el efecto contrario.

Consulte aquí el documento: CE-SEC4-EXP2020-N22910_00995-01_Nulidad-Restab_20200604

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *