Respuestas a peticiones no siempre constituyen actos administrativos: Consejo de Estado

Respuestas a peticiones no siempre constituyen actos administrativos: Consejo de Estado

Así lo señaló el Consejo de Estado, a través de una sentencia proferida por la Sección Primera de dicha corporación judicial.

Consideraciones del Consejo de Estado

Al estudiar los presupuestos necesarios para que un acto de la Administración pueda ser demandado ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, la Sala estimó preciso recordar su jurisprudencia en torno a la noción de acto administrativo:

[U]n acto administrativo es de carácter general cuando crea situaciones jurídicas generales, sin consideración a los sujetos y surten efectos a partir de su publicación y su aplicación no se agota, hasta que se derogue o se declare inválido.

Contrario sensti, un acto administrativo es de carácter particular y concreto cuando crea, modifica o extingue situaciones jurídicas individuales y concretas, en consideración a los sujetos o en consideración a los bienes sobre los que ejercen derechos o derivan obligaciones tales sujetos.

Ahora bien, en consideración a la naturaleza del acto administrativo se define el tipo de acción que debe ejercerse, de modo que tratándose de un acto administrativo de contenido particular y concreto, la acción apropiada sería la de nulidad y restablecimiento del derecho, pero si el acto es de carácter general, la acción de nulidad sería adecuada para cuestionar la legalidad del acto administrativo, sin perjuicio de la aplicación de la teoría denominada de los móviles y finalidades.

Hecho lo anterior, el Consejo de Estado advirtió con toda precisión que

existen otro tipo de manifestaciones por parte de las autoridades administrativas que no tienen la entidad de configurar actos administrativos, como ocurre, por ejemplo, con los conceptos emitidos por autoridades en desarrollo de peticiones de consulta, o las respuestas a las peticiones de información ejercidas por los asociados.

Aunado a lo anterior la Sala agregó que los conceptos dados por la Administración dados en respuesta a una consulta, generalmente no constituyen un acto administrativo, “por cuanto se trata simplemente de orientaciones u opiniones que brinda la autoridad pública al peticionario, pero que, en principio, no producen efectos particulares ni generales, pues no crean derecho ni deberes ni imponen obligaciones. Los interesados, en ese caso, tienen la opción de acogerlos o no”.

“Solo en determinadas ocasiones, y según su contenido específico, los conceptos puede convertirse en un verdadero acto administrativo, cuando contienen una decisión capaz de producir efectos jurídicos y emanen de una entidad pública o persona privada que cumpla funciones administrativas, y por ende, son objeto de control jurisdiccional”, advirtió la Sala.

Consulte aquí la decisión: CE-SEC1-EXP2020-N00674-01_Nulidad-Restab_20200220

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *