Sanción moratoria por no pago de salarios deberá valorarse en cada caso, pues su imposición está sujeta a la conducta de mala fe del empleador

Sanción moratoria por no pago de salarios deberá valorarse en cada caso, pues su imposición está sujeta a la conducta de mala fe del empleador

Así lo recordó la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia al estudiar el caso de una trabajadora que demandó a su empleador, entre otras, por el reconocimiento de “las comisiones causadas y no pagadas; el reajuste de las vacaciones teniendo en cuenta el salario real por ella percibido; la indemnización por terminación del contrato de trabajo sin justa causa; la indemnización moratoria; la indexación de las condenas”.

Consideraciones de la Corte Suprema de Justicia

La Sala recordó su jurisprudencia en torno a la sanción moratoria por el no pago de salarios, recordando una providencia del año 1994 en donde indicó que

en materia de la indemnización moratoria no hay reglas absolutas que fatal u objetivamente determinen cuando un empleador es de buena o de mala fe. Sólo el análisis particular de cada caso en concreto y sobre las pruebas allegadas en forma regular y oportuna, podrá esclarecer lo uno o lo otro. En ese sentido se pronunció igualmente la Corporación en providencia del 30 de mayo de 1994, con radicación 6666, en la cual dejó consignado que: ‘Los jueces laborales deben entonces valorar en cada caso, sin esquemas preestablecidos, la conducta del empleador renuente al pago de los salarios y prestaciones debidos a la terminación del vínculo laboral, para deducir si existen motivos serios y atendibles que lo exoneren de la sanción moratoria”.

De esta manera, agrega la Corte,

deben los jueces valorar ante todo la conducta asumida por el empleador que no satisface a la extinción del vínculo laboral las obligaciones a su cargo, valoración que debe hacerse desde luego con los medios probatorios específicos del proceso que se examina…”, como lo dejó sentado en la sentencia del 15 de julio de 1994, radicación 6658.

Así las cosas, la Sala precisó que tal indemnización moratoria no se impone de manera automática, pues

«Para su aplicación, el juez debe constatar si el demandado suministró elementos de persuasión que acrediten una conducta provista de buena fe (CSJ SL 8216 -2016)». Posición reiterada, entre otras, en las decisiones CSJ SL 458 -2013, CSJ SL 589 -2014, CSJ SL 11591-2017, CSJ SL 7429-2017 y CSJ SL 912-2018.

Consulte aquí el documento: CSJ-SCL-EXP2020-N71438-SL4863_Sentencia_20201201