SuperSociedades varía su doctrina al aceptar criptoactivos como aportes de capital social

SuperSociedades varía su doctrina al aceptar criptoactivos como aportes de capital social

Al resolver una consulta elevada sobre el particular, la Superintendencia de Sociedades señaló procedente la utilización de cripoactivos como aportes de capital social.

“Debe indicarse expresamente que el sector financiero aún no está autorizado12 para custodiar, invertir, intermediar u operar con Criptocativos; sin embargo, actualmente la Superintendencia Financiera de Colombia se encuentra realizando un “sandbox”,13 el cual permitirá, bajo un sistema controlado, que entidades financieras a través de pruebas piloto puedan realizar operaciones de cash-in (depósito) y cash-out (retiro) en productos financieros de depósito a nombre de plataformas de Criptoactivos.14

Sin perjuicio de lo anterior, lo cierto es que actualmente los Criptoactivos no están prohibidos en Colombia” señala la SuperSociedades.

La entidad destacó que en lo tocante a la responsabilidad que se asume al invertir en criptoactivos por parte de sociedades comerciales, sus administradores han sido suficientemente advertidos por SuperSociedades sobre lo riesgoso de estas inversiones, dada la volatilidad de su valor, la ausencia de regulación local y la inseguridad que genera el total anonimato en la cadena de partícipes, entre otros aspectos.

Desde el punto de vista de las disposiciones del ordenamiento jurídico colombiano en materia cambiaria, financiera y de hacienda y crédito público ¿es posible aportar criptomonedas, criptoactivos o monedas virtuales como el bitcoin como aporte en especie al capital social de una sociedad comercial colombiana?

Aun cuando la SuperSociedades recordó que para distintas entidades a nivel nacional e internacional los criptoactivos no constituyen divisas y no son considerados efectivo, moneda, ni activos financieros, la entidad señaló que la DIAN los considera bienes inmateriales e, incluso, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública ha conceptuado que sí cumplen con la definición de activos, específicamente intangibles, conforme lo establecen las Normas Internacionales Contables.

Sumado a lo anterior, conforme a la legislación nacional los aportes efectuados por los asociados al momento de la constitución de una compañía, o posteriormente, por efecto de capitalizaciones, pueden realizarse en especie.

Así las cosas, la Superintendencia de Sociedades considera procedente el aporte en especie de Criptoactivos a sociedades, entendiendo a éstos como bienes inmateriales, siempre y cuando: i) cumplan con los criterios de reconocimiento de inventarios o como intangible, acorde con las normas vigentes sobre la materia, efectuando una amplia revelación del hecho económico, según se consigna en las disposiciones legales, ii) se dé cabal cumplimiento a las normas legales que regulan el aporte en especie (artículos 122 y siguientes del Código de Comercio y demás normas aplicables) y, iii) los asociados aprueben el avalúo de los mismos, momento a partir del cual responden solidariamente por el valor que le hayan atribuido.

En consecuencia, la Superintendencia de Sociedades cambió su doctrina y estableció la posibilidad de realizar aportes en especie de criptoactivos al capital de sociedades. Aun con ello advirtió la entidad, entre otras, que:

  • Los criptoactivos no son considerados moneda de curso legal;
  • Los criptoactivos no cuentan con el respaldo o la participación de los bancos centrales;
  • Las transacciones con criptoactivos son de alto riesgo, por lo tanto, la volatilidad e imprevisibilidad del precio de los distintos criptoactivos pueden resultar en ganancias o pérdidas significativas, parciales o totales, en cualquier periodo de tiempo determinado;
  • El valor de los criptoactivos depende de la oferta y la demanda en el mercado de cada tipo de criptoactivo, el cual no se encuentra regulado;
  • Existe la posibilidad de fraudes o fallas en su emisión y transferencia;
  • Los Criptoactivos pueden ser utilizados como instrumentos para el Lavado de Activos.

Consulte aquí el documento: OFICIO_100-237890_DE_2020