Suscripción de contratos de prestación de servicios no es prueba suficiente de que el tipo de vinculación estuviera justificado

Suscripción de contratos de prestación de servicios no es prueba suficiente de que el tipo de vinculación estuviera justificado

La Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia precisó que la suscripción de contratos de prestación de servicios, por sí sola, no prueba que el tipo de vinculación estuviera justificado, ni tampoco, que el personal de planta era escaso para cumplir las obligaciones a cargo del ente. Ello, de cara al caso analizado por la Corte,

lo que refleja es que las funciones que ejecutó la promotora del litigio, estaban directamente relacionadas con la liquidación de bonos pensionales, propia de la actividad misional del Instituto, como lo informan las certificaciones que este emitió, y los contratos de prestación de servicios (…), que develan que, sumado a ello, debía responder un número determinado de derechos de petición. Debe reiterarse, tal cual explicó la Sala en sentencia CSJ SL981-2019, que la autorización prevista en el numeral 3 del artículo 32 de la Ley 80 de 1993 para celebrar contratos de prestación de servicios, cuando las actividades relacionadas con la administración o funcionamiento de la entidad no puedan realizarse con personal de planta o requieran conocimientos especializados, solo es permitida «por el término estrictamente indispensable».

La Corte recordó que su jurisprudencia sostiene que la vigencia del contrato debe ser por el tiempo necesario para ejecutar el objeto contractual convenido. Se trata mediante esta figura de afrontar situaciones especiales relacionadas con la administración o funcionamiento de la entidad, por tanto, la temporalidad y excepcionalidad de la contratación es de la esencia de este tipo de contratos. En este sentido, cuando las actividades atendidas a través de esta clase de vinculación demanden una permanencia superior o indefinida, de modo tal que se desborde su transitoriedad, es necesario que la entidad contemple en su respectiva planta los cargos necesarios para desarrollarlas.

Consulte el fallo aquí: