Trabajadores podrán recuperar en cualquier tiempo los tiempos laborados y no cotizados, sin importar la razón del empleador para omitir la afiliación

Trabajadores podrán recuperar en cualquier tiempo los tiempos laborados y no cotizados, sin importar la razón del empleador para omitir la afiliación

Así lo señaló la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia al estudiar el caso de un trabajador que demandó solidariamente a dos sociedades, entre otras para que ambas “fueran condenadas a reconocer y cancelar el «bono pensional» del periodo no cotizado, transcurrido entre el 18 de enero de 1979 y el 26 de mayo de 1986 (…)”.

Consideraciones de la Corte Suprema de Justicia

La Corte Suprema de Justicia recordó que el criterio jurisprudencial vigente elimina “totalmente la inmunidad que se otorgaba al empleador que no afiliaba a su trabajador al sistema de seguridad social por falta de cobertura en un determinado territorio y en su lugar estableció que, en dichos lapsos de no afiliación, los empleadores, a pesar de que no actuaran de manera negligente, debían asumir el riesgo pensional frente a sus trabajadores, pues respecto de ellos se mantenían determinadas obligaciones y responsabilidades”.

El actual criterio de la Corte acabado de relatar ha avanzado y se ha extendido hasta tal punto que se le ha reconocido al trabajador el derecho de recuperar, en cualquier caso, esos tiempos no cotizados, sin importar la razón que tuvo el empleador para dejarlo de afiliar, tal y como se anotó en un principio. Así, dicha solución se emplea en los eventos en que la falta de afiliación se hubiera dado por falta de cobertura del sistema de seguridad social, por omisión pura y simple del empleador, por la creencia del empleador de no encontrarse regido por una relación laboral e independientemente de si el contrato de trabajo se encontraba vigente o no cuando entró a regir la Ley 100 de 1993. Todo ello, en apoyo de la evolución de la normatividad reflejada en disposiciones como los Decretos 1887 de 1994 y 3798 de 2003, el artículo 33 de la Ley 100 de 1993 y el artículo 9 de la Ley 797 de 2003 y, así mismo, con base en los principios de la seguridad social, tales como la universalidad, unidad e integralidad «que velan por la protección de las contingencias que afectan a todos los trabajadores […] a través de un sistema único, articulado y coherente, que propende por eliminar la dispersión de modelos y de responsables del aseguramiento que se tenía con anterioridad».

El mencionado criterio jurisprudencial ha sido reiterado por la Sala de Casación Laboral, entre otras, en las sentencias CSJ SL14388-2015, rad. 43182, CSJ SL14215-2017, rad. 51461 y en la CSJ SL2446-2020, rad. 77943.

Consulte aquí el documento: CSJ-SCL-EXP2020-N68768-SL2963_Sentencia_20200811

Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *