DIAN emite un concepto de beneficiario efectivo

DIAN emite un concepto  de beneficiario efectivo

25 de Septiembre del 2019

Mediante concepto del mes de julio la DIAN hace una aclaración sobre el concepto de beneficiario efectivo.

La legislación tributaria en nuestro país integra el concepto de beneficiario efectivo en el Estatuto Tributario, esto se hace como herramienta para identificar a las personas que tiene beneficios económicos sin importar la estructura jurídica utilizada. De esta manera, se establecen los sujetos titulares de planificaciones evasivas o elusivas que se encuentran al final de estas estructuras.

Teniendo en cuenta lo anterior, la legislación tributaria establece dos condiciones, para que una persona natural se entiende como beneficiario efectivo, solo basta con cumplir una de esas condiciones para ser parte de esta categoría.

La primera condición, es que la persona tenga control efectivo directo, o indirecto de una sociedad nacional, de un mandatario, de un patrimonio autónomo, de un encargo fiduciario, de un fondo de inversión colectiva o de un establecimiento permanente de una sociedad del exterior. La segunda condición consiste en ser beneficiario directa o indirecta de operaciones y actividades que lleve a cabo una sociedad colombiana, el mandatario, el patrimonio autónomo, el encargo fiduciario, el fondo de intervenciones colectiva o de una sociedad en el exterior con establecimiento permanente en Colombia.

Ahora bien, el Estatuto Tributario en su artículo 631-5 consagra que un beneficiario es aquella persona natural que recibe provecho de forma directa o indirecta de las operaciones y actividades de una entidad. De este supuesto, se puede afirmar que no es necesario ostentar la propiedad o algún control sobre el instrumento jurídico, para ser considerado beneficiar, sino que solo basta con que la persona tenga beneficio de las utilidades derivadas de las operaciones y actividades de alguna entidad.

Por esta razón, los empleados no cabrían dentro de esta categoría, en tanto son estos quienes desarrollan los que desarrollan las actividades de las cuales se tiene beneficios. Es pertinente recordar que la utilidad se obtiene después de restar costos, gasto e impuestos a los ingresos que obtiene una sociedad. Mientras que los salarios y las prestaciones de los empleados hacen parte de los costos y los gastos de la sociedad, es decir lo empleados no son beneficiarios de las utilidades. Cabe resaltar que las entidades públicas bajo ningún caso caben dentro de esta categoría en tanto no son personas naturales.

En conclusión, el concepto de la DIAN hace una diferenciación entre ser un beneficiario efectico y tener el control de una entidad. Esta entidad afirma que estos dos conceptos son requisitos diferentes y se deben analizar de manera separada.

publicaciones@kapitalfamily.com

Diseño
75%
Calidad
50%
Actuación
95%
Resumen de la Reseña

Muchas personas no pueden elegir: ¿una computadora portátil o una tableta? Ambos tienen características similares a primera vista, pero si miras profundamente, son muy diferentes. No afirmamos que ninguno de ellos sea mejor, pero preparamos algunas recomendaciones para facilitar la selección.

73.33%
¡Increíble!
Deja un comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *